«Interfecto» y «anexionar(se)»: usos apropiados

mayo 30th, 2014 | Posted by admin in Sepropíldoras

Hace unos días, a raíz de la publicación en el blog «Strambotic» (diario Publico) de un interesante artículo sobre el origen carcelario de muchas palabras coloquiales («Diez palabras muy dabuten surgidas en el talego que usas cada día»)[1] que venimos usando en España, principalmente entre la gente más joven, desde los años setenta, un amigo me puso en guardia sobre el mal uso que se hacía en el texto de la palabra interfecto. Hablando del curioso origen del verbo chinarse[2], decía el autor:

«Este cronistas escuchó recientemente en el aeropuerto de Barcelona a una joven de buen ver (de muy buen ver) manteniendo una conversación nada íntima con un interlocutor invisible: “¿Y por qué se ha chinado la Esther?”. Estuve tentado, pero no lo hice, de preguntar a la interfecta si su amiga se había “rajado la carne o las venas con un trozo de cristal en señal de protesta para lograr sus objetivos”…».

Efectivamente, si acudimos al Diccionario académico, vemos que recoge la siguiente definición de interfecto: ‘(Del lat. interfectus, part. pas. de interficio, matar). adj. Der. Dicho de una persona: Muerta violentamente, en especial si ha sido víctima de una acción delictiva’. Puesto que la interfecta del texto de Strambotic lejos de estar muerta, y menos aún de forma violenta —dada su apariencia, «de muy buen ver»—, estaba vivita y coleando, parece claro que lo que quiere decir el autor con la interfecta es la mencionada, la aludida, acepción no recogida por los académicos, pero ampliamente usada por los hablantes y los medios de comunicación.

Tanto es así que ha merecido la atención de la Asociación de Academias de la Lengua Española, que en su Diccionario panhispánico de dudas (DPD) advierte de que la voz interfecto, usada frecuentemente con intención humorística o despectiva en el habla coloquial con el sentido impropio de ‘individuo del que se está hablando’, ha de ser evitada.

Me temo, no obstante, dado el extendidísimo uso actual de interfecto con el sentido que la Academia considera censurable, y teniendo en cuenta que la mayor parte de diccionarios de uso del español, entre ellos el Clave y el María Moliner, recogen esta acepción, que los académicos tendrán que replantearse si siguen o no condenándolo. Los propios corpus académicos —el CORDE, el CREA y el CORPES XXI— dan buena muestra de la evolución progresiva de su uso, que a medida que avanzamos en el tiempo se decanta por la segunda acepción[3]. Ahora bien, nos (me) queda la duda del porqué de esta curiosa derivación de interfecto, que de significar ‘muerto de forma violenta’ ha pasado a ser ‘persona mencionada’, y además, cuando se alude a ella con intención humorística. Un humor, sin duda, muy negro…

Anexionar(se) no es apoderarse, sino incorporar, unir, agregar

En los últimos meses, a raíz del conflicto de Ucrania, y en especial el de Crimea, los medios de comunicación han sido muy pródigos en el uso del verbo anexionar. Así, hemos podido leer y oír —y aún seguimos haciéndolo, lamentablemente, pues el conflicto está lejos de solucionarse— noticias como: «16 diputados de la Duma estatal rusa registraron un proyecto por el que Rusia podría anexionarse de* Crimea», «Expertos de diversos países consideran que el presidente Putin no quiere anexionarse de* Ucrania, pero sí que en el país haya un Gobierno débil» o «Dimitri Medvedev ha llegado este domingo a la región ucraniana de Crimea —de* la que Rusia se ha anexionado— para una visita de dos días».

Pero ¿qué dice el Diccionario del verbo anexionar? Pues, además de aclarar que se trata de un verbo transitivo, indica que es ‘Unir o incorporar algo, especialmente un país o una parte de su territorio, a otro (sic)’. Por si hubiera alguna duda, que la hay, las Academias quisieron extenderse en su dictamen sobre anexionar en las páginas del DPD, donde se dice que «Lleva un complemento con a, que expresa aquello a lo que se agrega o incorpora lo designado por el complemento directo: “Poco después de que Hitler anexionara Austria al Reich alemán, Gödel perdió su puesto”», y añade que «Se usa a menudo en forma pronominal: “Italia se anexionaba los territorios de Trento e Istria”».

Es decir, que tanto si se usa como pronominal (anexionarse, se anexiona) como si no (anexionar, anexiona), nunca lleva de para introducir el complemento, sino a. Se anexiona algo a algo, normalmente un territorio a otro, o alguien anexiona algo, pero ese alguien o ese algo no se anexionan de dicho territorio, simplemente lo anexionan o se lo anexionan. Así, en los ejemplos mencionados más arriba, lo apropiado habría sido escribir: «16 diputados de la Duma estatal rusa registraron un proyecto por el que Rusia podría anexionarse Crimea», «Expertos de diversos países consideran que el presidente Putin no quiere anexionarse Ucrania…» y «Dimitri Medvédev ha llegado este domingo a la región ucraniana de Crimea —que Rusia se ha anexionado— para una visita de dos días».

Es muy probable que esta confusión en el régimen preposicional del verbo anexionar(se) proceda de su identificación con el verbo pronominal apoderarse, que, sí rige su complemento con de (el sujeto no se apodera algo, sino de algo). En muchos casos, para evitarlo, se puede sustituir anexionarse por incorporar y ver el resultado, que será palmario: si cambiamos «Rusia se anexiona de* Crimea» por «Rusia incorpora de* Crimea» veremos de inmediato que la construcción es errónea.

 

Jaime Garcimartín

Exredactor de la Fundéu BBVA

Consultor Lingüístico – SeproTec



[1] Hay un excelente glosario de la jerigonza juvenil española en la Wikilengua del español.

[2] Parece ser que chinarse, ‘autolesionarse haciéndose cortes en el cuerpo’, ‘cortarse las venas’, proviene de ‘hacerse el haraquiri’, lo que hacen los chinos japoneses

[3] Sobre la evolución de muchos términos españoles que han cambiado de significado, ver el fantástico artículo de mi excompañero de la Fundéu Federico Romero (DEP) titulado «Pero qué le estáis haciendo a “mis” palabras», una verdadera joya que nadie debería perderse…

2

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply