¿Existen las palabras intraducibles?

junio 20th, 2018 | Posted by admin in Blog - (Comentarios desactivados)


Aunque nos gustaría, la traducción no siempre es infalible. En el mundo existen en torno a seis mil idiomas distintos. Si te vas a tu propia lengua, solo compartimos un mismo tronco lingüístico con apenas unas decenas de lenguas. Esto nos hace pensar rápidamente en la posibilidad de que existan palabras con una difícil traducción, o que resulten directamente intraducibles. Y en efecto, es así: las palabras intraducibles existen.

La razón de su existencia es bastante obvia: cada pueblo comparte una serie de características y peculiaridades culturales que le son propias. Esto significa que los hábitos y las necesidades diarias, el humor y el carácter social de cada rincón del mundo es diferente en mayor o menor grado. Como consecuencia de ello, cada pueblo inventa las palabras que mejor se adaptan y definen los acontecimientos y circunstancias presentes en su día a día. Podemos imaginar, por ejemplo, que la realidad que se vive en el Japón difiere ostensiblemente de la que se vive aquí en España, y que por tanto el idioma, que es un producto de la sociedad, va a diferir necesariamente entre esos dos lugares, ya que los habitantes de cada país se encargarán de reflejar los rasgos más importantes de la realidad en la que viven. En ese sentido, resulta interesante constatar aquellos elementos culturales que recoge cada idioma. Por ejemplo, el árabe hace mucho hincapié en los conceptos pasionales, mientras que el alemán cuenta con multitud de referencias a la comida.

La labor de la traducción consiste en estos casos en ser capaz de encontrar definiciones eficaces para los conceptos que resultan difícilmente traducibles. Es decir: la interpretación adquiere un papel central para que quienes hablamos otros idiomas podamos comprender esta clase de palabras.

A continuación, encontraremos un listado con algunas de las palabras intraducibles más curiosas.

Interpretación de palabras intraducibles

Tsundoku (japonés). Comprar un libro pero no leerlo, dejándolo apilado junto otros libros que tampoco has leído.

Sobremesa (español).  Define el rato de relax y asueto, que tanto gusta a los españoles y que tiene lugar inmediatamente tras el almuerzo.

Samar (árabe). Cuando una noche pasa rápidamente porque has estado disfrutando de la compañía de tus amigos.

Kummerspeck (alemán). Su traducción literal es “tocino de pena”. Define el peso que ganamos cuando comemos compulsivamente para ahogar las penas.

Saudade (portugués). Una de las más conocidas. Con ella, nuestros vecinos portugueses aluden a ese deseo constante por alguien o algo que en realidad no existe, o que quisimos un día y finalmente perdimos.

Kilig (tagalo). Esta palabra define la típica sensación de tener mariposas en el estómago.

Ohrwurm (alemán). Literalmente el gusano en la oreja, esta palabra describe esa molesta sensación cuando una canción se te mete en la cabeza y no puedes parar de canturrearla.

Trepverter (yidis). Esa respuesta o frase ingeniosa que se nos ocurre cuando es demasiado tarde. Literalmente se traduce como “palabras de escaleras”.

L´appel du vide (francés). Es esa necesidad de hacer algo que te dispare la adrenalina, una expresión a la que recurren los franceses cuando tienen necesidad de saltar desde lugares altos.

Jayus (indonesio). Un chiste tan malo que al final te tienes que reír.

Gheele (filipino). Es ese impulso irrefrenable de pellizcar o apretar algo que les parece adorable y muy tierno, como los mofletes de los bebés.

Las palabras intraducibles en los diferentes idiomas del mundo

Fika (sueco). Reunión para desconectar de la rutina, con cafés y dulces.

Sgiomlaireachd (gaélico). Personas inoportunas que interrumpe una comida entre plato y plato.

Vergüenza ajena (español). Es esa sensación de vergüenza que se siente por lo que hacen o dicen otros.

Estas son algunas de las muchas palabras o expresiones intraducibles que existen.  Si sientes curiosidad, te recomendamos el libro Lost in Translation, un compendio ilustrado de palabras intraducibles de todas partes del mundo escrito por Ella Frances Sanders.  Pero aún queda nuestra favorita: en SeproTec nos encanta Ya’aburnee, literalmente “tú me entierras a mí” en árabe. La palabra se refieren al deseo de preferir morir antes que otra persona, por no poder soportarlo.