Como resumen del anterior post, para llevar un producto a otro mercado, lo tenemos que adaptar lo máximo posible a ese mercado y para ello recurriremos a la localización, que es tanto la traducción del texto como la adaptación de diferentes factores.

El destinatario tiene que notar lo menos posible que es un producto extranjero, debe parecer que el producto fue diseñado y creado para su país o región, y es por esto que adaptamos muchas otras cosas además de la traducción.

El proceso de localización está principalmente relacionado con la adaptación cultural y traducción de programas informáticos, videojuegos y páginas web, aunque también se puede localizar algún texto que implique adaptación cultural. La localización se puede hacer por países y regiones donde se habla un idioma diferente, o incluso en lugares donde se habla el mismo idioma, pero diferente dialecto, como las diferentes variantes del español, por ejemplo.

Entre las adaptaciones que debemos hacer al localizar un producto nos encontramos con:

  • Imágenes que necesitan maquetación. Muchas imágenes tienen texto no editable que hay que reemplazar por su traducción. Incluso en las páginas web nos encontramos con botones y menús que son imágenes.
  • Cambios de moneda o unidades de medida. Si traducimos al inglés hay que tener en cuenta si es de Estados Unidos, del Reino Unido o de Australia, para hacer la conversión a dólares americanos, libras esterlinas o dólares australianos respectivamente.
  • Formato de las fechas, horas, direcciones y números de teléfono. En los países de habla inglesa, lo más normal es poner la hora en formato de 12 horas y especificando si es a.m. o p.m., sin embargo, aquí lo más normal es utilizar el formato 24 horas.
  • Los colores utilizados. Aunque no lo parezca, esto es muy importante, por ejemplo en algunos países tropicales el verde significa peligro mientras que en la cultura europea indica todo lo contrario (los semáforos). Otro ejemplo sería el blanco, para países como China o Japón evoca “muerte”, sin embargo para nosotros implica “pureza”, por eso vestimos de blanco en las bodas.

Respecto a las adaptaciones lingüísticas son muy importantes las lenguas de destino, ya que algunas cambian de alfabeto y puede haber problemas con el código (si hablamos de una web), o cambian la dirección y puede que haya que reestructurar todo.

United color of communication

Y desde este momento, ya no tenéis excusa para decir que no sabéis lo que es la localización, o que localizar es lo mismo que traducir.

Berta Fernández Ceballos
Localization Manager

 

Aunque lo pueda parecer, G11n, I18n, L10n no es ningún código binario. Son las abreviaturas de Globalization, Internationalization y Localization, respectivamente claro. Digo abreviaturas por decir algo, porque estas “numeraturas” están compuestas por la primera y la última letra de la palabra y en el centro el número de letras que hay entre estas.

Por muchas veces que haya explicado con detalle lo que significa cada término, o simplemente dado una definición general, nadie lo entiende bien del todo, de hecho mi familia me pregunta a qué me dedico, al menos una vez al mes. Así que voy a tratar de resumirlo de manera práctica.

Cuando creamos un producto, pretendemos llegar al mayor número de personas posible, y para ello, tenemos que salir del mercado local y abrirnos al internacional. Esto es lo que llamamos “globalización”. Partiendo de este punto, lo que necesitamos es hacer nuestro producto internacional, es decir, que esté adaptado a todas las lenguas y que tenga en cuenta las normas y tradiciones de otras culturas. A esto lo llamamos “internacionalización”.

Lo ideal sería que los productos se crearan pensando en esto y que fueran válidos para todas las culturas, pero en la vida real se crean para un determinado público y tenemos que adaptarlos al resto a posteriori. Este proceso sería la “localización”, y lo que hacemos es modificar el producto para que se ajuste a una cultura diferente de la de origen.

Los diferentes factores a tener en cuenta los veremos con más detalle en el siguiente post: “Localización = traducción + adaptación”.


Berta Fernández Ceballos
Localization Manager