LA GESTIÓN DEL CAMBIO Y SUS FASES

marzo 15th, 2016 | Posted by admin in SeproTec - (Comentarios desactivados)

Que a todos nos cueste llevar a cabo y aceptar un cambio es innato a nuestra naturaleza humana. A unos más y a otros menos, adoptar un cambio supone un esfuerzo para todos.

La sociedad se ve obligada a adaptarse a los cambios voluntarios e involuntarios que, o bien nos vienen impuestos, o nos imponemos para avanzar. El éxito o el fracaso de un cambio depende de dos factores claves: tiempo y fases. Una vez se llega a la última fase, se inicia siempre un nuevo cambio.

El cambio es un ciclo de mejora continua donde la única estabilidad es la consecución de sus fases:

Fase 1: Analizar el problema. Todo cambio empieza por un problema, una crisis, o algo que está funcionando mal. No importa si este problema es grande o pequeño; si algo distorsiona o no nos permite avanzar, hay que cambiarlo.

Fase 2: Buscar una solución. Esta puede ser una de las fases más creativas e inquietas del ciclo; pero es una fase determinante. Podemos equivocarnos a la hora de buscar una solución o no. En cualquiera de los casos, si nos equivocamos no pasará nada, siempre podremos volver a la fase 1.

Fase 3: Buscar un líder. Alejandro Magno, Steve Jobs y Luke Skywalker. Todos ellos fueron líderes valientes que impulsaron grandes cambios, incluso en la ficción. No obstante, no lo consiguieron de la noche a la mañana y también tuvieron sus fracasos durante el camino. Pero la constancia, el tiempo y la consecución de las fases, les ayudaron a conseguir el objetivo.

Fase 4: Comunicar la visión. Todo líder necesita una visión, es decir, saber a dónde dirigirse y qué quiere conseguir con ello; verlo claro y saber qué se quiere conseguir es una condición indispensable de un líder.

Fase 5: Delegar y motivar. Además de saber a dónde se dirige, cuál es el objetivo y a dónde se quiere llegar, un líder debe de tener un fuerte apoyo que le respalde y le ayude a continuar contra viento y marea.

Fase 6: Dirigir hacia la victoria. Alejandro Magno no lo tuvo fácil, se encontró con múltiples obstáculos en su camino: enfermedades, plagas, problemas técnicos. Todo puede suceder y obstaculizar nuestro empeño. Hay que asumir que todo obstáculo será parte del camino que tenemos que recorrer.

Fase 7: Premiar y diseminar. Una vez conseguido nuestro objetivo, hay que celebrarlo y hacer partícipes del éxito a todos los que nos rodean, porque todos hemos colaborado para conseguirlo.

Fase 8: Asentar el cambio. De forma intrínseca, al asentar el cambio estamos analizando tanto los beneficios del cambio como abriendo puertas a nuevas mejoras. Con lo que se inicia un nuevo ciclo que comienza en la Fase 1: analizar un nuevo problema y, con ello, mantener el ciclo de mejora continua.

Y de esta manera, marcando unos objetivos, trazando unas fases y siendo constantes, se conquistó el Mediterráneo, se gestó el imperio de Apple y se destruyó la Estrella de la Muerte. No tengamos miedo a los cambios y avancemos en armonía para conquistar todo lo que nos propongamos.

Departamento de Producción